You are here

¡Por fin!

Los que me conocéis ya sabéis que no me caracterizo por sonreír en las fotos, pero ayer la ocasión lo requería, pues cerré una etapa de mi vida que ha sido tremendamente especial en muchísimos sentidos. El camino ha sido largo y duro, pero por fin puedo decir que me gradué en la nueva Escuela Superior de Ingeniería de la Universidad de Cádiz como Ingeniera Técnico en Informática. Y afirmo sin ninguna duda, que he disfrutado cada segundo en el que aprendía cosas nuevas, superaba exámenes y estaba acompañada con los compañeros y amigos que he ido forjando durante todo este viaje, el cual ha supuesto una experiencia inolvidable y que siempre se mantendrá en mi memoria como un precioso recuerdo.

Ayer me emocioné muchísimo al reencontrarme con mis amigos y compañeros y ver que nos graduábamos juntos, algo que nos parecía como muy lejano hace no mucho tiempo y que ayer se hizo realidad. También me emocionaron las palabras que nos dedicó el decano del colegio de Ingenieros Informáticos de Andalucía, que enfatizó la importancia de darnos nuestro lugar como ingenieros en esta sociedad, sobre todo la española, que no nos da ni el lugar ni el respeto que nos merecemos.

Esperemos que todos juntos podamos lograrlo más pronto que tarde. Ahora, se abre una nueva etapa en la que todo mi esfuerzo se centrará vivir nuevas experiencias y facetas de la vida, trabajar y desarrollarme como profesional y por supuesto, seguir aprendiendo mucho, porque un ingeniero nunca termina de aprender y de mejorar.

Por último, quisiera dar las gracias a mi familia por todo el apoyo recibido no solo el día de ayer, sino durante todos estos años que han tenido que transcurrir para llegar a este momento. Y sobre todo a mis padres, porque sin su esfuerzo, cariño y comprensión, nunca hubiera podido llegar a ser lo que hoy soy.